La vuelta del perrito

La vuelta del perrito

El día anterior, en la noche, recibí un mensaje suyo, pero no lo vi hasta la mañana siguiente. Hacía más de un mes que nos habíamos visto y de hecho el relato “experimentando” era de aquel primer encuentro, donde descubrí nuevos aspectos sexuales. Intuí que si me escribía era porque andaba nuevamente por la isla, mi “perrito” había vuelto y quería quedar con su “ama”.

Sólo de escribirme con él, mi coño comenzó a babear, de hecho le mandé una foto muy explícita donde podía ver mis fluidos, pensar que lo iba a tener a mi merced como la otra vez me ponía muchísimo.
No quería que tuviera ropa interior puesta durante todo el día y me complació, así al recogerme en la noche podría hacer con su polla lo que me diera la gana. Me pidió que fuera una ama que lo humillara mucho, con insultos, escupiéndole… y claro ese no es mi rol habitual y me cuesta de repente realizar cosas a las que no estoy acostumbrada a ese nivel. Pero lo iba a intentar con todas mis ganas.

Llegó la noche y nos vimos en el sitio acordado, al entrar en el coche le di un pico y seguimos el camino a casa, en un momento le dije que se desabrochara el pantalón y sacara su polla, y allí estaba dispuesta para su ama. Él conducía y yo se la mojaba con saliva que había puesto en mi mano, estaba dura y dispuesta para mí. Me encanta verlo estremecer y cómo se mete en su papel de sumiso, durante el trayecto hablamos de cómo le gustaría que trascurriera la noche para él, me gusta la influencia que tiene en mi coño toda esta situación.

A cierta distancia de casa le pedí que aparcara porque le iba a comer la polla, con ganas, ya que en la otra ocasión no pude satisfacer por completo mis ganas de hacerlo. Me obedeció y allí en un espacio cerca del campo de golf de Telde, comencé a chupársela. Estaba entregada a ello cuando le pedí que me dijera aquella palabra que la otra vez le dije que me ponía, pero no se acordaba cuál era… ohh, qué fallo!!! mi perrito no lo sabía, su memoria había fallado.
Inmediatamente paré de comérsela y le hice saber que a su ama no le había gustado aquello, él se quedó un poco “frustrado” y nos fuimos de allí rumbo a casa. Al llegar a casa, no lo dejaría hablar mucho, como castigo por ese error, era tan fácil como pronunciar mi nombre.

En el salón de casa y con un gesto, le dije que me quitara los zapatos y así lo hizo. Restregué mi cuerpo contra el suyo, su polla seguía igual de dura para mi, le di la espalda y levanté los brazos para que me quitara la camiseta y el sujetador, luego el pantalón y me quedé en bragas. Le abrí su camisa y desabroché su pantalón dejando salir su miembro. Estuve tocándolo un poco hasta que me quité las bragas, metí mis dedos en mi coño y cogí algo de esa baba que me produce la situación de estar con él y se la pasé por su polla, él disfrutaba mucho y yo más aún.

Me separé y cogí la correa paseadora y le dije: “quítate la ropa y ven al baño”, yo me fui directamente a la ducha y él en cero coma ya estaba allí también. Tuvimos un momento ducha, donde nos enjabonamos y frotamos nuestros cuerpos. Terminamos y me sequé, lo dejé allí haciendo lo propio mientras yo me iba a mi cuarto a buscar el antifaz y un pañuelo para amarrarle las manos. Cuando volví, ya estaba esperándome, como un perrito obediente, le puse la correa en su pene y lo saqué de paseo por casa, fui a buscar una botella de agua y bebí delante de él, le pregunté si quería agua y me dijo que sí, pero no le di.

Le tapé los ojos y amarré sus manos, le dije que no emitiera ni un solo sonido, me senté en el sillón, lo atraje hacia mí, para que su polla quedara a mi merced y comencé a hacerle una buena mamada, él no dejaba de estremecerse y si emitía aunque fuera un ligero sonido le daba una palmada.

Su ama lo estaba disfrutando y no quería escucharlo, así estuve un buen rato poniéndola más dura y más grande…estaba encantada. Cuando lo vi conveniente paré, me levanté, cogí la botella de agua, le di de beber, cosa que me agradeció. Después le quité todo lo que le había puesto y me fui a la habitación y lo dejé allí plantado. Me puse en mi cama a tocarme y le dije que viniera hasta la puerta del cuarto para que desde allí me mirara. Me abrí por completo de piernas y le mostré todo mi coño mientras me tocaba el clítoris y le enseñaba cómo mis dedos salían llenos de mi flujo y él con espasmos de placer me veía desde donde estaba, quiso tocar su polla para masturbarse pero le dije: “no te toques”. Me pone mucho esa “vida propia” que tiene su pene, cuando se mueve.

Me di la vuelta en la cama y le ordené que le diera un masaje en la espalda a su ama, mi perrito es muy complaciente y lo hizo, en la cama estuvimos jugando mucho. Él ponía su polla en la entrada de mi coño y la frotaba para ponerme más mojada si cabe, yo se la chupaba, él me penetraba…como siempre disfrutando ambos. Incluso esta vez cogí uno de mis juguetes sexuales para que él viera cómo lo utilizaba.

Llegó el momento de experimentar algo nuevo, algo que no nunca había hecho, llenar su cuerpo de saliva, mi perrito supo cómo guiarme y cómo hacerlo. Le escupí en su pecho, en su polla y verlo disfrutar con aquello me parecía curioso, pero no me desagradó, cuando iba a escupirle en la boca le hice que se pusiera el antifaz, como dos veces dejé caer mi saliva en su boca y me pidió permiso para tragársela, se lo di. Vivir cosas así desde el respeto y el conceso de ambos, es lo mejor.

Se secó todo su cuerpo y continuamos disfrutando. Acabamos en el sillón del salón mientras me follaba con ganas, con ritmo…como mi perrito sabe que le gusta a su ama. Terminó corriéndose un montón, como él me dice: “…me haces sacar bastante leche”. Luego me ayudó para que yo me corriera, siempre me cuesta un poco, pero al final lo consigo y más si mi compañero sexual es paciente.

Nuevamente fue un placer que mi perrito se acordara de su ama, cuando volvió a la isla.

Publicado por: esperanzada
Publicado: 10/11/2018 16:17
Visto (veces): 404
Comentarios: 2
A 23 personas les gusta este blog
Comentarios (2)

cobra | 11/11/2018 18:27

Me encanta mucho Josef me gustaría a ver sido el protagonista que bien se lo pasa uno contigo un beso

sexyboy80 | 11/11/2018 12:13

Jaja... muy bueno!!

Nuestra web, como todas las webs del mundo, usa cookies. La Unión Europea nos obliga a poner este molesto aviso. Más información