Mejor de lo que imaginabaII

Mejor de lo que imaginabaII

Mejor de lo que imaginaba II.

Nos volvimos a besar y el morbo me llamó a mi puerta una vez más, pero no le dije nada. Volvía a estar mojada.
Salimos del restaurante y yo le continuaba acariciando.

-¿Qué vas a hacer ahora?- me preguntó sorpresivamente.

-Nada- contesté.

-¿Continuamos lo que ya estamos empezando?- Me volvió a preguntar con una voz muy cargada de erotismo.

-Mmmmm. Claro.

Salimos del aparcamiento y mientras él conducía, le tocó la polla y le quito el cinturón. Sin más, empiezo a chuparle su polla rica, mientras él respira y suspira fuerte. Al entrar en el pueblo, me dice que van a ver todos pero a mi me dar igual sigo ahí disfrutando de él y él de mi boca.

Aparcamos el coche y nos besamos ardientemente. Nos bajamos y buscamos un lugar cercano en el barranco. Nos sentamos en una piedra y volvimos a besarnos. Me empezó a tocar y notó rápidamente lo empapada que estaba. ¡Qué rico!

Le desabrocho el pantalón y se los bajo y le chupo con muchas ganas ¡Ufff qué bueno está! Succiono su polla y sus huevos, apretando duramente su culo contra mi boca y nos volvimos a morrear. En esto que me gira bruscamente y me curva la espalda acariciándome y besándome la espalda. En un instante sentí como me clavaba su polla. Eso me puso a mil y una cadena de orgamos continuos me sacudieron, gimiendo cada vez más alto.

Me sentó en la piedra y empezó a comerme el coño. Me abrí toda para él, mientras mis piernas temblaban de placer. Luego subí mis piernas en su espalda y le apreté la cabeza contra mi coño empapado. Me corrí nuevamente y su boca se inundó de mis jugos, gritando como una posesa.

Cambiamos de posición pero las formas de la piedra impedía que disfrutáramos a tope. Entonces me volvió a dar la vuelta y me empezó a follar duro y yo me corrí como una loca. Él me siguió follando, volviéndome a tocar la espalda. Cada toque de su mano me erizaba la piel y me volví a correr. En ese momento ya había perdido la cuenta de cuantas habían sido.
Paró un instante y la sacó, pero fue para meterme sus dedos en mi coño a la par que me decía:

-¡Córrete!

Volvió a tirarme del pelo y yo comencé a mover mi coño. Me dolían las rodillas al tenerlas apoyadas en una piedra, pero no me importaba porque quería seguir disfrutando del placer que me brindaba el eco de nuestros gemidos y gritos en medio del paisaje.

Seguía superexcitada y él igual. Paró un poco y comenzó a follarme muy suave mientras me volvió a coger por el pelo.¡Soy tuya!

-¡Eres mi perra!

-Sí. Soy tu perrita, tu puta –Le decía mientras sentía como me daba unas buenas nalgadas.

Así seguimos una media hora más hasta que me dicen que no aguanta más que se va a correr.

Y se corrió con una carcajada de placer mientras yo gritaba como una loca y me volvía a correr varias veces al sentir su polla dentro aun palpitando.

Nos dimos la vuelta y nos reímos a carcajadas. Nos besamos, nos abrazamos y nos vestimos. Subimos al coche y seguimos la hablando, siempre mirándonos y acariciándonos.

Me llevó a casa y nos despedimos con un beso y con la mirada cómplice que pronto íbamos a echarnos unas nuevas carcajadas.

Publicado por: loba43
Publicado: 03/02/2019 09:02
Visto (veces): 369
Comentarios: 4
A 16 personas les gusta este blog
Comentarios (4)

meseolvidapor | 04/02/2019 13:35

Bonita historia 😘

loba43 | 04/02/2019 15:40

muchas gracias

delcampo | 04/02/2019 01:45

Espectacular relato

loba43 | 04/02/2019 15:40

muchas gracias

delcampo | 04/02/2019 20:29

Las que tú tienes loba 43

angelo-sur-tf | 03/02/2019 21:12

Que decir... estoy empalmado a tope de leer esto

loba43 | 04/02/2019 15:41

me alegro que te haya gustado tanto gracias

tabaibadulce | 03/02/2019 20:01

Esta historia me suena... pero no sé de qué... Enhorabuena, muy bien contado

loba43 | 03/02/2019 20:50

jajajajaja, igual te hizo recordar algo que has vivido, o te has excitado a leer la historia y te sentiste identificado con la historia, me alegro que te haya dado morbo, muchas gracias.

Nuestra web, como todas las webs del mundo, usa cookies. La Unión Europea nos obliga a poner este molesto aviso. Más información