Mi primera experiencia con un desconocido

Mi primera experiencia con un desconocido

Hola a todos.
Hoy me he decidido a compartir con todos mi primera experiencia con un desconocido y espero que les guste.
Era por el 2005 y estaba trabajando en Fuerteventura eventualmente y a turno partido. En la hora del almuerzo, estaba por la zona norte y tras comer algo decidí darme un baño por las dunas de Corralejo. Me dirigí hacia allí y me fui a la zona del final que era mas íntima y podía hacer nudismo tranquilamente. Al llegar no vi a nadie, así que me desnudé y me di el primer baño sintiendo la fresca agua por todos los rincones de mi cuerpo, aaahhhh que rico. Salí de agua y me senté desnudo en la orilla mirando al mar mientras me secaba con el sol tan bueno que había. Al poco rato de estar ahí, se me acercó un chico madurito desnudo que estaba en uno de los corralillos (ni lo había visto cuando llegué y vaya susto me dió el jodio). Comenzamos a hablar de cosas "normales" y se sentó a mi lado. No recuerdo cómo fue fluyendo la conversación, hasta que él me dijo que le gustaba el bigotito que me había dejado en mi pubis. Aquello me puso nervioso y excitado a la vez, casi que más nervioso que excitado pero me dejé llevar. Le comenté que me gustaba "cambiar de peinados" y llevar siempre los huevos rasurados. Siguió comentando lo que le gustaba ese bigotito y acercó su mano hasta jugar con el. Mi corazón iba a mil y me seguía dejando llevar a ver hasta dónde era capaz. Pasaba sus dedos por mi pubis y aprovechaba para, con algún dedo, rozar mi polla que estaba despertando. Fue perdiendo interés en mi vello para ya rozar y acariciar descaradamente mi polla que reaccionaba a tales caricias, hasta que la agarró y masturbó sin mediar palabra. Yo sólo suspiraba por la excitación del momento, estaba pasando iba a ser mi primera experiencia con un extraño en una playa pública aunque por suerte algo solitaria. Al ver que yo no decía nada ni salí corriendo, me invitó a ir al corralillo donde estaban sus cosas. Le dije, vete subiendo tú y ahora voy yo. Tenía que serenarme y bajar mi estado de nerviosismo para disfrutar al máximo de lo que aconteciera tras mi decisión a seguirle. Creo que no pasaron ni 2 minutos y ya iba camino para el encuentro en una zona más íntima. Mi polla seguía al máximo de excitación y mi corazón bombeaba como nunca. Nos arrodillamos y él me volvió a agarrar la polla, mientras me fue dando besos y mordidas por el cuello, uuffff que rico se sentía. Mis manos comenzaron a pedirme que les hiciera caso y comencé a acariciar sus huevos y su polla que seguía flácida. Me resultó agradable a la par que conocida esa sensación, ya que las teníamos de tamaños muy similares.
Agarraba sus huevos y con mi otra mano lo masturbaba haciendole reaccionar entre mis manos. El bajó hasta mis pezones, los lamió, mordisqueó, chupeteó y pellicó a su antojo. Eso me estaba excitando cada vez más, siguió bajando por mi pecho hasta encontrarse con mi húmeda cabeza que goteaba sin parar. Pasó sus labios por ella, su lengua y se llenó de mi humedad para subir y dármelo a probar de sus labios. Ya no había vuelta atrás y cualquier ápice de nerviosismo se desvaneció al momento dando paso a la lujuria. Baje por su cuello y pecho mordiendo, lamiendo y chupando todo lo que encontraba al paso de mi boca hasta que llegué a su polla ya tan dura como la mía. Pase mi lengua por ella sintiendo su calidez y humedeciendola, luego mis labios para darle pequeños mordiscos y finalmente la metí en mi boca para tragarla al completo. Lo estaba deseando y mamé esa polla bien agusto sin dejar de lado sus huevos.
Nos tumbamos de lado para hacer un 69 "lateral" y ambos disfrutar de nuestras pollas bien duras. Era muy excitante ese momento para mi y lo estaba disfrutando al 100% al igual que mi acompañante. Disfrutaba comiendome completamente aquella polla desconocida y recibiendo los mismos placeres por parte de él. Me rodé un poco más y baje por sus huevos, su perineo y llegue a su culo que lamí y dejé bien húmedo. Subí nuevamente hasta su polla para seguir mamandola mientras una mano la fui bajando hasta su culo. Lo agarré bien fuerte y lo apreté contra mí mientras seguía chupando. Me lubriqué un dedo y lo pasé por su culo hasta que lo introduje en él. Su suspiro de placer aún lo recuerdo como si lo oyera ahora.
Lamí un segundo dedo y me abrí paso en su culo. El no paraba de gemir y decirme lo bien que lo hacía y lo que le estaba gustando. Hizo lo mismo que había echo yo y me lamió por buen rato mi culo, lubricó sus dedos para meter uno y luego el otro mientras me seguía comiendo la polla. Nuestros suspiros y gemidos de placer cada vez eran más altos y acelerados al igual que nuestras bocas y nuestros dedos. Estábamos a punto de estallar ambos. Aceleré mis mamadas, apreté sus huevos duros, gordos y rasurados y aceleré las penetraciones con mis dedos. Ya, ya, me corro, me corroooo fueron sus palabras. Saqué su polla de mi boca y chorros de leche caliente me salpicaron toda la cara. Que delicia, que caliente, que olor... Lo seguí masturbando y dándole placer con mis dedos hasta que salió la última gota de aquella polla desconocida. Mientras la mía seguía medio metida en su boca. Retomó el aire poco a poco y tras su corrida comenzó a chuparla con más ansia que antes, como un sediento se pega a una botella de agua. Más, más, le pedía yo mientras agarraba ahora su cabeza y le marcaba el ritmo. Con mi mano libre me pellizcaba los pezones, dios que bien lo estoy pasando, pensaba para mí, pero quería un poco más. Mete otro salió de mi boca, me miró a los ojos con cara de vicio, humedeció el tercer dedo y sin dejar de mirarme los fue metiendo todos a la vez. Mmmmmmmmm que ricoooooo, sigue así que ya estoy a punto. Al oír esto aumentó el ritmo se sus mamadas y sus penetraciones. Ya, ya, yaaaa, me corro, me corro, me corrooooooo y chorros de mi leche caliente le llenaron toda la cara mientras me lamía los huevos y bajaba el ritmo de sus penetraciones.
Uuuuuuuffffff que agusto que nos quedamos los dos con nuestras caras llenas de leche. Tras coger aire, nos levantamos y nos dimos un merecido baño para limpiarnos los restos que escurrían por nuestras caras y cuellos.
Tras secarnos al sol y charlar un rato, nos despedimos para proseguir yo con mi jornada laboral.
Espero les haya gustado y esté bien relatado, ya que es el primero que hago.
Iré relatando algunas de mis vivencias con parejas, chicas en distintos lugares y en esa misma playa de Corralejo.

Publicado por: elyyojuntos
Publicado: 29/11/2020 14:45
Visto (veces): 503
Comentarios: 5
A 28 personas les gusta este blog
Comentarios (5)

horafeliz | 03/01/2021 08:04

Rico, mm

lois-y-peter | 14/12/2020 15:23

Un relato magnífico. Un estreno muy prometedor

elyyojuntos | 18/12/2020 12:18

Gracias. La verdad que he tenido buenas referencias por aquí de cómo relatarlo 😈😈

linaysa | 08/12/2020 16:08

mm algo parecido me paso por el km. 23 de las dunas mm

elyyojuntos | 09/12/2020 13:11

Ahí mismo fue 😈😈

discr-tfe | 04/12/2020 16:14

Me ha gustado muchísimo, espero seguir leyendo más experiencias como esa.

elyyojuntos | 05/12/2020 17:06

Gracias. Iré poniendo algunas vivencias más

loveftv | 04/12/2020 10:17

Corralejo es la cuna del sexo, el nudismo y el exhibicionismo. Que morbo tiene esa playa. Buen relato. deseando leer más acerca de tus aventuras allí

elyyojuntos | 04/12/2020 11:47

Gracias. Alguno más caerá de esa zona

Nuestra web, como todas las webs del mundo, usa cookies. La Unión Europea nos obliga a poner este molesto aviso. Más información