Con el balcón abierto

Con el balcón abierto

Noche de verano, un calor tremendo y con el balcón abierto le esperaba, un tio muy masculino, robusto, calvete y velludo.
Antes de llegar me propuso hacer el encuentro lo más morboso posible y así fue.
Era la primera vez que nos íbamos a ver, mientras que se acercaba bajé a la entrada y abierta dejé la puerta, subí al piso antes que él para quedarme sólo con mis speedo azul, tumbado en el sofá cama y la puerta media abierta.
Me mandó un mensaje diciendo que esperase un momento que iba subiendo, estaba muy excitado, y unas ganas tremendas de que llegase.

Sin mucho ruido, vi la puerta abrirse, el corazón a mil, nervioso, sin saber quien podría ser, estaba todo oscuro con una pequeña luz que llegaba de afuera y que entraba desde el balcón.
Le vi desvestirse, poco a poco, yo tumbado abierto de piernas y brazos bajo mi cabeza.
Al desnudarse, iba despacio hacia mi. Se dirige hacia mis pies, comenzó a saborear mis dedos, chapándolos ansiosamente como si fueran chupetes, me estaba excitando cada vez más, necesitaba que llegase a mi polla, pero aun seguía lambiendo mis dedos, uno por uno y todos dentro de su boca, parecía tener una boca enorme que me flipaba.

Al ratito, sigue subiendo dando lametazos a mis piernas, subiendo poco a poco, me va quitando el speedo, hasta llegar a mis huevos. Me los comenzó a comer despacio, saboreándolos, fue un gustazo. Aprovechaba a rozar con mis pies su polla, notaba que estaba bastante dura y con los dedos se la iba masajeando. De repente comienza a chupar la mia, muy despacio, mucha saliva estaba a tope, bien lubricada y dura como una piedra.
Seguía comiéndomela hasta que sube un poco su cara para dirigirse a mi boca y pegarnos un buen morreo después de haberme comido el rabo. Como besaba, y tan misterioso que aun no se dejaba ver bien, pero me molaba mucho su perilla y su calva.
Volvió a bajar hacia mi polla, aunque esta vez después de mamármela un poco, toco turno a comerme las nalgotas velludas y mi culo. Estaba flipado, no paraba de decir que le ponía perro. Menudo placer me daba cuando lamía mi agujero y lo chupaba, flipante el tipo.
Me di la vuelta para que siguiera chupando mas cómodamente, me abría completamente y notaba su lengua como entraba ayudándose de sus gruesos dedos.

De vez en cuando cogía mi speedo y los olia, eso le ponía mas perro como el decía, mas cachondo, escuchaba los ruidos de su saliva, estábamos a tope. Me da la vuelta y comienza a chupar mi pecho velludo, mientras yo le acariciaba su cabeza y su espalda en plan masaje, hasta cogerle para volver a morrearnos, estuvimos bastante rato así, nos entendíamos bien, a la vez nos pajeábamos mutuamente.

Al rato, quise mamarle su polla y sus huevos, deliciosos por cierto. Nos hicimos un 69, además de ir poco a poco salivándole su agujero, quería que lo follara y tenía que ir preparándolo.
Aunque le molestaba un poco cuando le metía los dedos, quería que ya se la metiera. Nos levantamos del sofá cama, y de esa manera morreándonos nos sobamos nuestros cuerpos sudorosos, agarrándole las nalgas y el mi polla haciéndome un buen pajote.

Me pide que lo folle, así que sin demorarlo mucho me puse el condón y lubricándolo bien, lo tumbé hacia el sofá.
Poco a poco iba metiéndole mi polla, le estaba doliendo un poco, pero quería que siguiera mas lento, para que entrase sin mucho dolor. Hacia tiempo no le follaban, estaba muy cerdaco, en unos minutos mi polla entró totalmente. Decía que no la sacara, que la quería sentir. Mientras él apretaba bien el ojete para que no saliera.
Estaba muy calentorro y con ganas de correrme, pero empecé a follarle lentamente, viendo como entraba y salía mi polla de él y agarrándole de su cintura fuertemente.

Me decía que me corriese pues tenía que marcharse, pero dentro y la dejara un rato hasta que la polla saliera cuando se ablandase. Al poco de decírmelo, y de correrse él, me corrí dentro suya, que gustazo, aguanté en esa posición hasta que mis muslos no podían más. Saqué mi polla y la goma llena de leche.
Me tumbé al sofá, y él se dirigió al baño a limpiarse todo el sudor. Al terminar, cogió su ropa y se empezó a vestir, respeté su anonimato y a oscuras nos despedimos hasta otra ocasión.
Sé que fue muy arriesgado aun así, sigo recordándolo con mucho morbo como salió todo y con ganas tremendas de repetirlo, pero ya no será igual.

Espero les haya gustado, un saludo a todos y todas!!

Publicado por: chicharron
Publicado: 05/09/2018 20:00
Visto (veces): 540
Comentarios: 2
A 13 personas les gusta este blog
Comentarios (2)

curiosete | 08/09/2018 11:15

Me encantan las citas a ciegas...

chicharron | 08/09/2018 13:11

en toda regla!jeje un saludo

discr-tfe | 07/09/2018 23:34

Una cita cargada de muchísimo morbo. Me alegro de que lo disfrutaras

chicharron | 08/09/2018 13:11

muchas gracias discr-tfe!

Nuestra web sólo usa cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. Más información