Presa [ Relato ]

Presa [ Relato ]

⚠ Todo los roles relatados son exclusivamente juego de roles, en ningún momento se alude a lo contrario. Por favor, disfruten de la lectura ⚠

La noche cae sobre la ciudad, tras el cristal solo se observan las luces del tráfico, algunos edificios y casas. El frío penetra sobre el vidrio y sobre mi piel. Me encuentro en una habitación grande, espaciosa, poco cargada, pero no es mi habitación. No es mía, no conozco que hay en cada rincón. Sola ante lo ajeno, casi podría decirse que estaba indefensa. - Ven aquí. - ordenó él, que estaba tras de mí, me limité a observar en dirección a donde procedían sus palabras. Sola. Obedecerle era mi salvación, confrontarle me llevaría a algo más desconocido, más de lo que era esa habitación. Le observaba, no perdía de vista su rostro, gateaba por el colchón de la cama, dirección a mi superior. - Túmbate, relájate, ponte cómoda. - Confié en sus palabras y una vez estaba rodillas a él, me limité a tumbarme. Me apetecía recostarme boca abajo, el frío seguía haciendo de las suyas. Eso me pasa por andar desnuda.

La piel, el ropaje más antiguo de la historia de nuestro planeta, el que conservamos de evolución en evolución. Que primitivo suena, que animal se puede considerar este replanteamiento, ¿pero acaso nuestros instintos no son igual de instintivos? Allí estábamos, cazador y presa. Una vez acomodada entre las almohadas y el colchón, él se recuesta a mi costado. También se encontraba desnudo, iguales de condición o no tan iguales; Noto las cálidas yemas de sus dedos rozar levemente mi helada dermis, erizando mi vello. Su camino favorito iba desde mi pequeña nuca hasta el ancho de mis caderas, acompañado desprevenidamente de algún suave beso. Sentía cosquillas, mi cuerpo reaccionaba y la sensación que podía distinguir era como si me pusieran un pequeño trozo de hielo por distintas zonas de mi ser.

En alguna ocasión, acercaba su rostro a mi oído, intimidada, sólo podía cerrar los ojos. Dejarme llevar, no rechistar una sola palabra, que mi diminuta forma fuese quien hablara entre reacciones. – Me encanta cuando te pones así… - me susurra de forma melosa, - …tan vulnerable. – continua mientras las caricias ya no eran caricias, solo deslizaba su mano sobre mi piel, no notaba presión. Solo calidez luchando contra el frío. - ¿Cómo puede ser… que la niña de papá…? - seguía susurrando, regalándome su visión a través de las palabras, de su voz, mientras mi cuerpo se estremecía. - ¿…sea tan sucia y tan puta? – No podía parar de reaccionar, ha dicho perfectamente, como su dulce y pequeña niña podía ser tan jodidamente mocosa, hacer travesuras y portarse mal. En ese instante, le busqué con la mirada, nos encontramos. Le encontré. Me quedé unos segundos admirando sus ojos, la poca luz que se colaba a través de la ventana, bañaba la habitación de una ligera y romántica iluminación.

Entre la reflexión de los objetos, algo recaía en su mirada, adornando sus iris y pupilas con algún destello hipnótico. Me quedé con esa imagen, volví a cerrar mis ojos guardando con demasiado cariño esa imagen de él. – Una niña que… Le gusta ir a jugar con otros niños, con otras pollas. – me estremecí. Un pequeño gemido tuvo más fuerza que mi voluntad. – Y, además, después viene al regazo de papá para contárselo todo. Todo lo que hizo en el patio de juegos. – de pronto, su mano comenzó de nuevo a acariciar mi espalda, sus labios se acercaron más a mí para ducharme en ligeras dosis de besos. Estaba sola ante lo desconocido, pero no tan desconocido, estaba por primera vez sola ante mi más dulce vulnerabilidad. Y mi cazador la había encontrado, había logrado la forma de atarme sin cuerdas, logró desarmarme de la forma más suave y dulce imposible. Aunque sus palabras fuesen los balazos que desgarraban mi piel, mente e imaginación.

- ¿Te encanta ir a jugar con otras pollas que no sean la de papá? – la retorcida pregunta vino acompañada de una pausa de sus acciones, afirmé frunciendo los ojos, dejando escapar cada vez más algún que otro gemido, no podía burlar a mi cuerpo, mucho menos engañar a mi cazador. – Vaya… Pero, ¿lo haces porque te gusta? ¿O por complacer a tu papi? – no me dejaba otra opción que la de exhalar mi respuesta, respiré, intenté frenar por un instante el frío, la piel erizada, el jadeo. – Lo… Lo hago porque… Porque me gusta verte feliz y… - necesité la búsqueda de oxígeno, así que una vez recuperada, terminé de contestar, - …y porque disfruto mucho viéndote cachondo. Me pone muchísimo. – Pude sentir su más fuerte inspiración, como si de pronto mi cazador hubiese tenido un lapsus de debilidad. Realmente lo fue. Noto que cambia su posición, a decir verdad, por la forma que podía percibir en el colchón: estaba de rodillas. Lo que nadie sabe es que, cuando un cazador logra cazar a su presa, necesita vitorearse de su cometido; Y era el momento.

Las caricias desaparecieron, evolucionaron, como nuestros instintos en el paso de la vida. Se transformaron en unos dedos tocando mi coño, abrí los ojos de golpe en ipso facto. - ¿Ya estás así? ¿Así te has puesto solo de pensar en otras pollas? – lo que era tocar se tradujo a introducir, notaba sus dedos masturbándome, - Eres tan rematadamente sucia, tan puta, te vas con cualquiera… - aumentaba el ritmo de sus dedos que estimulaban perfectamente todo, mi coño estaba completamente húmedo, mojado, lubricado. Era el olor que perfumaba e invadía el cuarto. Gemía, jadeaba, quienes me escuchasen sabrían perfectamente que estaba gozando mi propia cacería. - …con cualquier polla mejor que la mía. Eso es lo que te gusta, ¿verdad? – la excitación estaba en su punto auge, podía escucharse perfectamente como si de una fuente se tratase, agua. Pero no, los planes de un cazador nunca será que su presa tenga un dulce final, muy probablemente comenzaría a planear qué hacer con el animalillo, ¿comérselo? ¿despellejarlo? ¿degollarlo?

Cachonda. Excitada. A su merced. Toda orden sería acatada. Los dedos que estaban llevándome al camino de éxtasis, se despidieron, para pasar a sus dos grandes y fuertes manos a mis pies. Me abrió, dejando expuesto mi sucio coño humedecido, para dar paso a introducir su polla en él. Pude sentirla, como entraba en mí, como tocaba todo dentro de mí y soy tan animal salvaje, que merecía esa caza. - ¡Pues no! ¡Eres mía! ¿Lo oyes? No olvides que tú eres mía, eres primero de mi propiedad. – la rabia de sus palabras acompañaba a la rudeza de sus embestidas. ¿Gemir? Eso pasó otro plano, mis gemidos parecían gritos, podía jurar con sangre que eran todos de placer. – No quiero que crean que pueden follarte cuando a ellos les plazca. – seguía dejando claras sus condiciones entre embestida y embestida. Mi coño estaba deseando tanto su polla, anhelaba que ella la hiciese llegar a correrse que, su cavidad comenzó a contraerse. A agarrar su polla desde el interior. Parecía gustarle este gesto a mi cazador, hasta que puso su mano en mi cuello, privándome del aire. - ¿A quedado claro? – dentro de mis posibilidades, afirmé nuevamente con mi cabeza.

Esa rudeza, ese poder… El poder no es un privilegio, es una responsabilidad. Él tenía la responsabilidad de recordarle a su presa, o, mejor dicho, a su niña… A su pequeña mocosa que, su papi, siempre estará por encima del resto de niños del patio de juego. Pero su mocosa, no pudo finalmente evitar correrse, con la polla de su papi dentro, pensando en cometer nuevamente travesuras para su querido y protector padre.

Publicado por: ddslilbrat
Publicado: 03/02/2022 22:01
Visto (veces): 278
Comentarios: 7
A 33 personas les gusta este blog
Comentarios (7)

pandemonium | 19/05/2022 04:04

Nada mal para una mocosa.

sinlimite | 08/02/2022 10:44

Quiero leer tu poesía, seguro de que la escribes, te invito a leer la mía, @noacorven. Es tan bueno tu relato que tengo dudas de identificarme con el o con ella, quiero ser los dos.

ddslilbrat | 08/02/2022 11:20

Mmmm... No escribo poesía desde hace muchos años, sin embargo, tomo nota como trabajo a retomar. Intentaré leer algo tuyo. ¡Y muchas gracias! Me alegra que te haya gustado el relato y te identifiques con ambas partes. Te diré un pequeño secreto, me ha excitado mucho relatar este texto y pensar en ambas figuras 😉🤗

sinlimite | 08/02/2022 11:56

Creo firmemente que quien no ha sido dominado nunca, difícilmente llega lejos como dominante y viceversa.

gauderico | 06/02/2022 11:58

Son años leyendo relatos de diferentes usuarios en este portal y encuentro que, tras "mistercat" por fin emerge alguien con talento en el refinado arte de escribir relatos eróticos. Más allá de la evidente calidad narrativa, de la soltura con la que te manejas, nos dejas ávidos de más porque tienes gancho. Lo que escribes rezuma frescura, el morbo es casi tangible y además hay un factor que trabajas muy bien: el aspecto psicológico (y los arquetipos) acompañado del juego de roles de los personajes y las fluctuaciones emocionales que se dan derivadas de este. Ahí está para la chicha para mí. Y más cosas que se podrían destacar del único relato tuyo que he leído. De ahí que te escribiese lo que te escribí en el mensaje privado que te envié.

ddslilbrat | 08/02/2022 11:18

¡Vaya! Me alegra mucho una crítica de este nivel, actualmente me siento como el meme de: "Sé que estás ahí relato excitante y morbosamente bien redactado, te encontraré". Me gusta no dejar detalles fuera de el ambiente, en ocasiones es un factor importante para poner en contexto por dónde derivará el asunto. ¿Suave? ¿Pasional? ¿Despersonificado? ¿Romántico? Los roles son maravillosos, nos da siempre juego a recrear un papel que no vives a diario y desconectas del mundo real a través del sexo, pero no el sexo simple y llanamente físico, sino como hemos destacado muchas veces: psicológico.

gauderico | 08/02/2022 15:01

Exactamente. ¿Cómo no agregar condimentos que sazonen al sexo, que ya va revestido con una gruesa capa de lascivia y de alivio fisiológico? Mejor dar algo que enrriquezca el asunto. Sobre todo porque dentro del juego sutil y psicológico hay tramas, que a su vez esconden soterradamente más tramas y dan profundidad y amplitud a los personajes :) una pena que yo ya no escribo, pero ya me estoy relamiendo al saber que saborearé los próximos relatos que escribas

mikitfe | 05/02/2022 08:53

Casi puedo sentir el frío de la habitación y el calor del cazador!!! Buen relato... queremos verte jugar pronto !! Besos

ddslilbrat | 08/02/2022 11:12

Jajajaja, el sistema sensorial de la piel es el protagonista del relato, el frío y el calor es solo la apertura para avivarlo 😉

salsetier | 04/02/2022 23:16

Buen relato perfectamente escrito preciosista y detallado enhorabuena

ddslilbrat | 08/02/2022 11:10

¡Muchas gracias! 😉

salsetier | 08/02/2022 11:15

No se merecen

ulisex48 | 04/02/2022 21:47

Buenísimo relato y muy bien escrito. Sigue escribiendo que te seguiremos leyendo ;)

ddslilbrat | 08/02/2022 11:10

¡Muchas gracias! 😊 Tranquilo, seguiré con ello, sí, sí.

tonyperezgc | 04/02/2022 20:03

Uno de los mejores relatos ddslilbrat que he leído en esta página, muy explicito y morboso, muy fantasioso y sensual, muy bien relatado de lo que es un Amo y su sumisa, perra, guarra y dedicada a él... Se nota que te gusta escribir, que cada palabra la meditas, que cada párrafo está muy bien estructurado... Has sabido mezclar una historia con la realidad, un verdadero relato erótico... Felicidades pícara ...

ddslilbrat | 08/02/2022 11:09

¡Muchas gracias! 😉 Sí, medito cada palabra o párrafo para no repetirme y ser redundante en las frases, terminaría cansando un poco. Además, trabajas la imaginación y algo de sensaciones 🤗 P.D: Como habrás notado, por fin puedo responder comentarios.

Nuestra web sólo usa cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. Más información